Si algo me emociona en Asturias es su legado arquitectónico, su influencia indiana, y casas de aldea, con algo tan único y genuino como el horreo. Si encima me encargan participar en el ünico y nuevo Museo del Horreo de Bueño, pues, me quedo sin palabras. .En este caso construí íntegramente el interior de un horreo ficticio con un único fin, el de poder explicar de la manera mas fácil y divulgativa, el uso cotidiano y centenario de semejante ingenio arquitectónico.
Al fondo, tiene las “tuñas”, para guardar el grano, con sus puertas inferiores, lleno de harina de escanda, trigo, maiz y fabas, conseguida en el molino viejo de Pravia, un sitio increible con 500 años de molienda.
Busqué atrezzo para su ambientación, como el arca, (construida por mí y atreviendome a tallar) y bien usada para guardar el ajuar. La masera vieja sustituía muchas veces a una simple mesa, importante para soportar una balanza y los utensilios de medidas antiguas bien reflejados en este trabajo, y curiosamente de gran influencia inglesa.
Las vigas del quesu, en cruz, soportaban el tejado a 4 aguas, y como su nombre indica, servían para colocar los quesos y su conservación, así como la matanza, también fabricada por mi en poliestiréno y resinas.
La puerta, también de mi fabricación, tiene la “peslera del chaplón” o talanquera, centenaria cerradura mecánica construida en madera y con llave.
Rubén Leal y yo nos merendamos la carpintería de esta escenografía en dos días. !Grande Rubén!

Gracias a los chicos de “horru.com” por asesorarnos y enseñarnos tantas cosas que desconocíamos!!

Proasur S.l.

escenografía, interiorismo, atrezzo, stands, museos, exposiciones.

www.horru.com/